¿QUÉ ES EL INTERNET DE LAS COSAS?

El Internet de las cosas es un concepto sencillo, significa tomar todos los espacios físicos o cosas en el mundo y conectarlas al Internet.

 

Conectar las cosas y espacios al Internet abre una gran cantidad de beneficios. Por ejemplo: piensa en un computador o teléfono celular que está conectado a Internet y otro que no. ¿Qué diferencias encuentras?, ¿qué te permite hacer la conectividad?, ¿cuál te da más beneficios?.

Si el celular no está conectado a Internet solo podrás hacer llamadas o recibir mensajes de texto, pero al conectarlo puedes acceder a un sin fin de opciones como compartir fotos, ver películas o videos, descargar documentos, escuchar música ilimitada, y muchas otras.

¿Reconoces el poder del Internet? Puedes estar seguro que va más allá de estos beneficios que acabas de leer.

home-banner.png

¿Por qué es importante el Internet de las cosas?

Cuando conectas algo a Internet permites que este dispositivo pueda recibir y/o enviar información, transformando un objeto inerte en un objeto inteligente.

Teléfono + Internet = Teléfono inteligente

Tener un objeto o espacio inteligente te da el potencial de ser más eficiente en tus tareas, consumos, mejorar la seguridad, entre otras cosas. Reflexiona y pregúntate esto: ¿crees que el Internet de las cosas te puede ayudar?, ¿qué objeto de tu cotidianidad conectarías a Internet?, ¿por qué?.

 

Por medio del Internet también puedes conectar distintos objetos o espacios entre ellos y así lograr sistemas más eficientes que recojan información, piensen y actúen. Máquinas que hablan con máquinas.

Beneficios del Internet de las cosas para las personas:

El Internet de las cosas por si solo no es innovación, atrévete a identificar retos y situaciones en tu día a día y úsalo como un habilitador que te permita generar soluciones tecnológicas.

Eficiencia:

hacer las cosas más rápido y tomar mejores decisiones.

hacer un uso más eficiente de los recursos económicos.

Ahorrar dinero:

gastar o usar lo necesario.

Menor impacto:

simplificar tareas complejas o repetitivas.

Mejorar la calidad de vida:

prevenir situaciones riesgosas

Seguridad:

¿Cómo funciona?

Ya sabes que por medio del Internet puedes convertir un objeto en un dispositivo inteligente a través de recoger, enviar, recibir información y/o actuar. Si te das cuenta, las capacidades que creas con el Internet en los objetos permiten la comunicación e interacción entre ellos, sin necesidad de un humano. ¡Profundicemos en esto!

¿Cómo recoger y enviar información?

En un cultivo de zanahorias, un sensor de humedad recibe las condiciones del suelo. Una vez se convierten estas condiciones en información valiosa, por medio de la conectividad a Internet, comunica exactamente a los agricultores cuando las zanahorias deben ser irrigadas y en qué cantidad. esto evita que el cultivo de zanahorias sea regado con más agua de la cuenta o menos de lo necesaria, haciendo que el uso del agua sea más eficiente y garantizando el buen manejo del cultivo. Piensa: ¿tendrá esto un impacto en el cuidado del agua?

Para recoger información los objetos usan sensores. Un sensor es un dispositivo que percibe y detecta los cambios en el entorno, para comunicarlos a otras máquinas o a las personas. Lo hace por medio de la conversión de un fenómeno físico en información; por ejemplo, un termómetro que percibe el cambio en la temperatura y lo comunica por medio de información legible, grados centígrados.

Una vez el sensor genera la información, usando la conectividad a Internet envía o carga está en sistemas o plataformas que la guardan y/o analizan.

Por ejemplo

¿Cómo recibir información y actuar?

La gran mayoría de objetos o máquinas con las que interactúas reciben información y luego actúan. Por ejemplo: una impresora recibe un documento y esta lo imprime. Otro ejemplo es: cuando presionas el botón de encendido en el control remoto del televisor, este se enciende.

 

Existen muchos ejemplos que serán familiares para ti, pero el gran poder de aquellos objetos o máquinas que están conectados a Internet es que pueden recibir información de múltiples fuentes o de zonas geográficas completamente alejadas. 

¿Cómo recoger, enviar, recibir información y actuar?

El gran potencial del Internet de las cosas (IoT) aparece cuando los objetos o espacios pueden recoger, enviar, recibir y actuar sobre la información. Volvamos al ejemplo del cultivo de zanahorias, ¿qué pasaría si los sensores detectan y perciben cómo está la humedad del suelo y hacen que los sistemas de irrigación actúen de forma automática? esto es lo que nos permite el IoT, automatizar y ser más eficientes en cada una de las situaciones que tengamos.

 

Recuerda que conectar los objetos y espacios al Internet los transforma en inteligentes, por lo tanto pueden recoger información, tomar decisiones y actuar sobre esta.

Adicionalmente,  esto habilita la capacidad de comunicación entre dispositivos, creando sistemas de múltiples sensores y objetos que responden a decisiones que toman las máquinas o plataformas tecnológicas. Piensa: ¿qué pasaría si creamos un sistema que perciba la cantidad de agua restante en el tanque y regule su uso en casa?, ¿qué otros sistemas de IoT crearías para mejorar tu calidad de vida?

¿Cómo se compone un sistema de Internet de las cosas?

Ya sabes que acciones cumple un sistema de IoT, pero para lograrlo debes tener en cuenta estos componentes:

5. Actuadores:

son dispositivos que son instalados en los objetos que permiten hacer acciones con base en las decisiones o información recibida. Por ejemplo: encender o apagar, regar o no, regular, etc.

6. Interfaz de usuario

aunque muchos sistemas IoT sean automáticos, los humanos necesitan visualizar la información y entender las acciones del sistema. Estas interfases se pueden dar de múltiples formas como: aplicativos móviles, páginas de internet, etc.

2. Sensores:

un sensor es un dispositivo que percibe y detecta los cambios en el entorno y los comunica a otras máquinas o a las personas. Lo hace por medio de la conversión de un fenómeno físico en información.

3. Conectividad a Internet:

así como los cables eléctricos son las vías para llevar energía a los objetos, el Internet es la vía para enviar, recibir y acceder a información. Sin Internet no hay Internet de las cosas.

1. Objeto cotidiano

4. Procesamiento de datos:

enviar y/o recibir información no es suficiente para que un sistema sea autónomo, es por eso que se necesita de programas software que toman la información, la comparan, analizan, mezclan y depuran para comunicar o tomar decisiones.

Recuerda que el IoT es un habilitador que te ayudará a innovar.

Para esto debes tener identificado un reto o situación que sea importante para las personas.

¡Qué esperas para comenzar a crear iniciativas!